Frontal y díscola “La Abuela” aterrizará en el Congreso de la mano del Frente Amplio. Dice que luchará por representar a los «sinmonea» y por solucionar la crisis del Sename, para lo que propone incorporar la adopción homoparental. Santiago; 02 de Diciembre de 2017. «Agárrense y tiemblen los poderosos, los corruptos, los malos políticos, porque ‘La Abuela’ va en pos del Congreso, y los malos tienen las horas contadas». Así se despidió Pamela Jiles el pasado 18 de agosto del programa de Chilevisión, Primer Plano, donde estuvo los últimos dos años. Ahí, todos los viernes, se dirigía a una audiencia que rondaba los 20 puntos de rating constantemente para cuestionar al poder, hacer preguntas incómodas y decir lo que pocos se atrevían. Esa noche, la periodista afirmó sentirse triste de abandonar el espacio televisivo y oficializó su intención de buscar un cupo como diputada dentro del distrito 12 (Puente Alto, La Florida, La Pintana, San José de Maipo y Pirque), candidatura que generó polémica dentro del Frente Amplio por considerar que su nombramiento llegó tarde, cuando los postulantes al Congreso ya estaban decididos. Finalmente, en su segunda aventura electoral, obtuvo el sillón con más de 44 mil votos, demostrando un apoyo cerrado del público que la sigue. Su votación, de un 12,9%, rozó la de Camila Vallejo, quien obtuvo un 13,9% de los sufragios en el territorio. Pero a pocas semanas de su elección, Jiles ya ha causado revuelo con sus declaraciones, la más reciente ocurrida el jueves, cuando le pidió a Gabriel Boric que abandonara su «ridículo rol de comisario político». Polémica y deslenguada, «La Abuela» aterrizará en el Congreso en marzo, acompañada de otros 20 parlamentarios del Frente Amplio.

Salida de «históricos»: «El pueblo los funó en un acto de justicia».

-Tuvo algunos acercamientos con la política antes de esta candidatura, y en 2009 sacó 11,76% de los votos, sin ganar. Ahora obtuvo 12,9%, aunque el número de votos es mayor por la nueva división electoral. ¿Qué opinión le merece el nuevo sistema? ¿Cómo lo evalúa? -Teníamos un diagnóstico preciso de lo que ocurriría con el fin del binominal, por eso quemé todas mis naves: renuncié a un trabajo que me apasiona, muy bien rentado, a una influencia social altísima a través de la televisión, a un trabajo interesante y creativo que me encantaba. Puse a mi familia en la incertidumbre. Esencialmente porque definimos que el Frente Amplio lograría representar a miles de excluidos e incentivarlos a recuperar su condición de ciudadanos. Sabíamos también que en esta campaña se producirían por fin nuevos liderazgos: que nuestros jóvenes dirigentes asumirían la tarea de la que han sido apartados sistemáticamente por la élite en cuanto no son funcionales a sus transacciones fraudulentas. -Es el mismo sistema que dejó fuera a Alberto Mayol, ¿cómo ve esa derrota? ¿Cree que debería haber entrado al Congreso? -No veo la derrota. Mayol se transformó en seis meses en un dirigente nacional del Frente Amplio. Su capacidad de producir pensamiento será vital en el ciclo político en curso. Él y la Bea (Sánchez) son nuestros presidenciables. -También generó la salida de varios «históricos», hecho que celebró. ¿Fue una de las cosas positivas del sistema? -Andrade, Walker, Rossi, Zaldívar, Edwards, Hasbún y muchos otros fueron expulsados del sistema político por los electores. Debieron salir mucho antes pero sus coaliciones no fueron capaces de apartarlos, entonces el pueblo los funó en un acto de justicia. Salen los turbios… entra el Frente Amplio -«La Abuela» incluida- al Congreso.

Ley de adopción y cárcel para los «parlamentarios corruptos».

-Entró al Congreso con la primera mayoría del FA en su distrito. ¿Cómo analiza el triunfo del Frente Amplio y el suyo? ¿Desde dónde nacen? -Gané con una votación extraordinaria que alcanza para dos diputados, casi tres, y demuestra que los electores reconocen la consecuencia: fui perseguida y torturada por oponerme a la dictadura, seguí exponiendo mi vida junto a millones que salieron a las calles e hicieron todo lo que se les pidió, enormes y heroicos sacrificios, tras lo cual la Concertación se instaló sobre los cadáveres de nuestros mejores compañeros y deliberadamente hizo trizas a las organizaciones de base. Yo no me vendí jamás a la Concertación ni a la Nueva Mayoría. No voté por Aylwin, ni por Frei, ni por Lagos, ni por Bachelet, aunque me ofrecieron el oro y el moro, mientras los partidos obreros se convirtieron en meras agencias de empleos que reniegan de los ideales de Allende y la Gladys. Yo tomé el difícil camino de los dejados al margen del sistema político, olvidados por una casta traidora, mis nietos. Me convertí en «La Abuela» de los «sinmonea». En ese contexto formamos el Frente Amplio, que entra a la cancha electoral en un período lleno de posibilidades para el movimiento popular chileno, cuya experiencia acumulada en la oscuridad de estos últimos cuarenta años se está poniendo en movimiento con una fuerza asombrosa. -En 2005 participó de la campaña de Tomás Hirsch y hoy estarán sentados en el Congreso por el mismo partido, ¿cómo ve el aterrizaje que tendrán, junto a Florcita Motuda? ¿Cuáles serán sus principales luchas? -En el 2005 me despidieron de todas partes por ser el único rostro del “Juntos Podemos”, apoyando al candidato presidencial Tomás Hirsh, cuando el Partido Comunista -en el que milité durante treinta años- pactó con la Concertación y traicionó su compromiso expreso con los sectores populares. Fue muy doloroso dejar al partido que fundaron mis abuelos y en el que milité durante toda la dictadura, en clandestinidad. Como bancada humanista continuaremos lo que comenzó Laura Rodríguez, esa extraordinaria mujer que fue diputada “de espaldas al Parlamento y de cara a la gente”. Hace veintisiete años ella sola puso en jaque al sistema político y denunció la corrupción que carcomía a la clase política. Laura Rodríguez propuso una Ley de Responsabilidad Política que obligaba a los parlamentarios a dar cuenta pública de su gestión frente a la asamblea ciudadana en su distrito. Por supuesto, fue rechazada. Yo me propongo reponer y aprobar esa iniciativa de modo que los diputados y senadores deban cumplir sus promesas de campaña y no se desaparezcan de los territorios una vez que obtienen los votos. -¿Qué es lo que cree que la gente espera de usted como diputada y qué es lo que quiere hacer por la gente? -Mi propuesta prioritarias para el trabajo legislativo es, en primer lugar, enfrentar la tragedia de los 1.313 menores muertos que el Estado debía proteger y dejó abandonados. Propongo una Ley de Adopción acelerada y universal que entregue a la totalidad de los niños Sename a familias idóneas. Habrá que establecer mecanismos para agilizar las susceptibilidades de adopción que -por su demora- condenan a muchos menores a vivir institucionalizados. También es necesario corregir las barreras que impiden adoptar a madres y padres solteros, a parejas homoparentales y terminar con los escollos que dan prioridad a matrimonios extranjeros por sobre las personas de nacionalidad chilena. En relación a esto, será necesario garantizar derechos filiativos a parejas homosexuales con independencia de si se casan legalmente o no. Me interesa además aprobar el proyecto de identidad de género al que la NM no dio urgencia. Intentaremos llevar adelante el Programa Presidencial del Frente Amplio. Pero hay algunos asuntos que me preocuparán especialmente, como establecer penas de cárcel efectiva para los parlamentarios corruptos.

El rol del Frente Amplio

-Sobre el FA ¿qué es lo que se juega el bloque en esta segunda vuelta? -El Frente Amplio está liderando un proceso de acumulación de fuerzas que nos llevará al gobierno. Ese proceso ocurre -como ha quedado demostrado- en la base social, no en las cúpulas. -Antes de la primera vuelta se mostró a favor de buscar diálogo entre las fuerzas de izquierda y ha sido férrea defensora del antipiñerismo. Ante el escenario actual de segunda vuelta, ¿está a favor de respaldar la candidatura de Guillier? ¿De encontrar un diálogo? ¿Cuáles serían sus condiciones para respaldarlo? -Desde el 19 de noviembre estoy consultando a mis nietos sobre ese asunto. Antes de escucharlos a todos no me voy a pronunciar, porque ellos son mi único mandante. Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/12/02/885725/Pamela-Jiles-El-FA-esta-liderando-un-proceso-de-acumulacion-de-fuerzas-que-nos-llevara-al-gobierno.html]]>