Emir Sader*. Publicado en Politika. 05.04.2018.

Definitivamente en Brasil asistimos al espectáculo bochornoso de una masa de ladrones que van detrás del juez. Desde Temer, presidente parido por un golpe de Estado que no quiere decir su nombre, a algunos generalitos ansiosos de hacer carrera, para no hablar de una Justicia a la orden de los poderes financieros. Incapaces de detener el movimiento popular, sacrifican a un inocente en el altar del lucro y de intereses inconfesables. Resuenan fuerte en los oídos las palabras de Émile Zola en su célebre «Yo Acuso».