A una semana de ocurridos los aberrantes actos de violencia institucional y racial cometidos en contra de comuneros mapuches en Curacautin, Victoria, Tirua y Traiguén, nos enteramos de la muerte en extrañas circunstancias de las lamngen Iris Rosales Quiñilén (53) y su hija Rosa Quintana Rosales (17), pertenecientes a la comunidad Juan Pinoleo de la comuna de Ercilla; área de la región, militarizada por el gobierno.

Los y las humanistas NO quedamos indiferentes al dolor de esta familia mapuche, ni a la consternación de la comunidad Juan Pinoleo por el manto de duda que emerge en torno a sus muertes, por lo que les enviamos todo el newen desde nuestros corazones, como muestra de apoyo en estos tan difíciles momentos.

Más aún, cuando los pueblos mapuche y chileno siguen sin conocer la verdad respecto del asesinato de la activista medioambiental Macarena Valdés, añadiendo incertidumbre e inseguridad a nuestras hermanas líderes que deciden levantar la voz en todo conflicto en el que se develan intereses económicos de las grandes empresas y sus aliados.

Nos negamos a aceptar que la discriminación racial continúe en la base de la sociedad chilena, que siga socavando la institucionalidad del Estado y que someta a los pueblos originarios a la más violenta segregación y menosprecio.

Hacemos nuestras las palabras que Martin Luther King manifestó en su lucha por los derechos civiles de la población afroamericana porque aún resuenan como un clamor desde lo más profundo del sufrimiento humano… «Tengo un sueño, un solo sueño… un Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas”.

Es por ello que hacemos un llamado a la sociedad toda, en particular a sus líderes y representantes políticos, a hacerse parte principal en este problema, denunciando cada abuso, cada manipulación, cada acto de violencia, cada mensaje que incite al odio y a la violencia racial.

Exigimos al poder judicial, a los fiscales y a los jueces, a actuar en esta investigación respetando los derechos humanos, la dignidad humana, el principio de igualdad ante la ley y los derechos específicos de los pueblos indígenas reconocidos en el Convenio 169 de la OIT.

Este 09 de agosto, día que se conmemora el «Día Internacional de los Pueblos Indígenas», los instamos a dejar de lado todo prejuicio, todo sesgo discriminatorio y colocarse al servicio del pueblo mapuche para el esclarecimiento de estos hechos, a buscar la verdad y hacer justicia.

Grupo Pueblo Mapuche-Humanismo
Coordinadora Pueblos Originarios PH

Santiago warria mew, 09 de agosto de 2020

(Fotografía de Francisca Silva Bravo)