Una propuesta para ti
Un estilo de vida
Una nueva actitud
Una acción transformadora

Una propuesta para ti


Cuando la tecnología salta cada vez más lejos, derribando fronteras, seguro que a menudo te preguntas si las estructuras sociales también pueden cambiar, si las personas también pueden cambiar, si tú también puedes cambiar. Una pregunta que se vuelve urgente porque vives en un sistema social deshumanizado, donde aún predominan formas primitivas de convivencia como la violencia, la competencia, el éxito o la posesión.

Es probable que incluso dudes si una transformación total puede llegar a producirse. Es comprensible: somos herederos del fracaso de aquellas grandes revoluciones que las generaciones anteriores intentaron poner en marcha.

No te frustres. Los humanistas afirmamos que esa sociedad cálida y humana a la que aspiras está más cerca de lo que crees. Pero esta vez la revolución no vendrá desde afuera sino que partirá en cada uno de nosotros, se extenderá hacia nuestro medio inmediato y luego saltará al mundo entero. Ese pequeño cambio que parte contigo -como el leve aleteo de una mariposa- tendrá enormes consecuencias.

Un estilo de vida


El mundo de hoy se nos presenta fascinante, difícil, contradictorio, cruel y poético al mismo tiempo. En esta situación es bueno preguntarse quiénes somos y hacia dónde vamos.

Para el humanismo, la respuesta invita a configurar un “estilo de vida” que renuncie a toda forma de violencia, se aleje de todo bando que proclame un ideal más alto que la vida y de cualquier causa que, para imponerse, genere dolor y sufrimiento.

Ese estilo de vida, representa gustos, hábitos y formas de relación para un mundo nuevo. Una nueva moral y modelos de conducta definidos por el respeto a la diversidad, derechos, opiniones e intereses de los demás. Un cambio personal en función de una transformación social profunda.

Una nueva actitud


La actitud humanista puede ser comprendida como una “sensibilidad”, como un emplazamiento frente al mundo humano en el que se reconoce la intención y la libertad en otros y en el que se asumen compromisos de lucha no violenta contra la discriminación y la violencia.

Es posición común de los humanistas de las distintas culturas:

  1. La ubicación del ser humano como valor y preocupación central.
  2. La afirmación de la igualdad de todos los seres humanos.
  3. El reconocimiento de la diversidad personal y cultural.
  4. La tendencia al desarrollo del conocimiento por encima de lo aceptado o impuesto como verdad absoluta.
  5. La afirmación de la libertad de ideas y creencias.
  6. El repudio a la violencia.

Una acción transformadora


Cada acto, cada conducta que realizas en el medio social conduce a la humanización o a la deshumanización. Así, cuando operas desde la persuasión, cuando no discriminas a otros por ser distintos, cuando ayudas a la convergencia de la diversidad, cuando todo ser vivo es merecedor de tu compasión, cuando te organizas solidariamente en contra de la injusticia y la violencia, iluminas lo humano. Cuando operas en contrario colaboras con el absurdo y el oscurecimiento de la época.

En suma, se trata de ensayar nuevas formas de vida y de relación que pongan al ser humano en el centro de tu acción.

Te convocamos a intentarlo desde ahora, difundiendo hacia tu medio inmediato estos nuevos códigos y esta nueva sensibilidad.

Volver