Rodolfo Schmal*. Publicado por Agencia Internacional de Noticias Pressenza. 04.04.2018 – Talca, Chile.

Con bombos y platillos, de tiempo en tiempo, se producen llamados a acuerdos nacionales. Con ello se da a entender que las discrepancias fuesen signo de retroceso. Resulta extraño constatar que cuando se proclama la unidad nacional, lo que se busca implícitamente es esconder bajo la alfombra los desacuerdos. Esto es, mostrar una cara distinta a la que realmente se tiene, como si tener diferentes rostros fuese un problema.

En estricto rigor, los países que avanzan efectivamente, que progresan, son aquellos capaces de vivir y procesar las diferencias, de mirarse tal cual son, sin tener que esconderse unos de otros, ni andar peleándose. Las diferencias se presume que enriquecen para modelar la nación que se aspira, por lo que la clave reside en aprender a procesar tales divergencias. Estar disponibles para escuchar al otro, abrirnos, ponernos en los zapatos de los demás, en vez de pretender construir una gran nación a punta de exterminar a los contrarios.

En Chile, y al parecer en los países subdesarrollados, da la impresión que las diferencias, insoslayables, inevitables en toda sociedad que se precie de tal, empobrecieran, retardaran el progreso al que se aspira. Uno de los mayores problemas en nuestros países reside justamente en su incapacidad para procesar las discrepancias consustanciales a toda convivencia humana.

No está de más recordar que un gobierno es el Poder Ejecutivo, el que debe gobernar, ejecutar, cumplir y hacer cumplir las leyes que son debatidas y aprobadas por un Congreso nacional, representante del Poder Legislativo. Institución llamada también Parlamento, porque ahí es donde se parlamenta, discute, debate entre congresales –diputados y senadores- de cara a la gente, para el logro de los acuerdos nacionales, los que no necesariamente han de ser unánimes. La unanimidad no existe salvo en las dictaduras en base al exterminio y el amedrentamiento.

Por tanto, el espacio para la discusión de los temas de interés público es justamente éste. Ya no están los tiempos para cocinar entre cuatro paredes de espaldas a la gente. Los acuerdos verdaderos, para que no se los lleve el viento, deben ser frente a frente, con todas las cartas sobre la mesa, sin zancadillas, ni poniendo un puñado de billetes sobre la mesa.

Un botón de muestra: a la actual Constitución chilena fraguada entre cuatro paredes y modificada entre gallos y medianoche, su ilegitimidad de origen le penará por los siglos de los siglos. Lo mismo vale respecto de un modelo socioeconómico impuesto en dictadura, y que a la fecha no ha logrado validarse como no pocos quisieran.

* Rodolfo Schmal Simon es Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile y Magister en Informática de la Universidad Politécnica de Madrid-España. Ha sido profesor de las Universidades de Chile, del Norte, de Tarapacá y de Talca; socio de las empresas informáticas PRODAT y ALEPH; Director de ZOFRI S.A.; Secretario y Tesorero de la Asociación de Académicos de la Universidad de Talca. Es autor de textos docentes y artículos en revistas académicas nacionales e internacionales indexadas. Actualmente es profesor de los programas de Magister en Política y Gestión Educacional de la Universidad de Talca y del MBA de la Universidad de Tarapacá. Reside en Talca, Chile.

Artículo original en: https://www.pressenza.com/es/2018/04/partida-en-falso/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

]]>