Tomás Hirsch, ex candidato presidencial del partido humanismo, en su columna ciudadana nos habla de los efectos negativos que tendría la ratificación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) para la soberanía de nuestro país y para cada habitante. Acuerdo que fue siempre revisado a puerta cerrada entre los negociadores de los gobiernos miembros del tratado, que  abarcan casi el 40% del PIB mundial y representantes de las grandes multinacionales.

En pocos minutos a través de ejemplos como: decidir el aumento del salario mínimo o por subir el precio del royalty minero, o decidir por fomentar las farmacias populares o la agricultura orgánica, el vocero humanista explica como vulnera la autonomía al estar supeditada a este acuerdo global, que por ser parte, podría no llevarse a cabo si alguna empresa se opone a estas transformaciones locales.

¿A quién beneficia entonces este tratado?

Hirsch, hace un llamado a los congresistas nacionales a que rechacen el acuerdo y a la fuerza de la ciudadanía para detener la maldición del TPP.

]]>