chacana

En las últimas elecciones presidenciales, hubo media docena de candidatos de partidos políticos que tienen muchas cosas en común en sus discursos y objetivos, al menos en el mediano plazo, pero que siempre sostienen las diferencias como punto de partida en sus relaciones. Por ello es claro que la unidad se ha mantenido distante y predomina el interés electoralista en las conversaciones políticas que se dan dentro de este grupo de alternativas a duopolio tradicional, estrategia que ha dado malos resultados para todos.

Es entendible que cada partido u organización política desee que sus ideales, principios, formas y sueños sean compartidos por una gran mayoría, pero nosotros mismos somos muestra de la gran diversidad de propuestas ideológicas que existen hoy, miradas que superan la clásica clasificación de izquierda y derecha, pues en las alternativas está la evolución de aquellos pensamientos.

Progresismo, humanismo, ecologismo, autonomismo son expresiones políticas que se exteriorizan en siglo XX y no en el XIX. Nacen bajo una realidad de estructura de clases más difusa, en el medio del control hegemónico de la cultura yanqui, donde la identidad de clase y de pueblo ha sido pisoteada por dictaduras y democracias serviles al gran capital. Los partido alternativas nacen cuando ya la política está en decadencia ética, y no digo que sean todos ejemplos de rectitud, pero el clima afecta obviamente en la formación.

El camino para ser conocidos y reconocidos es tremendamente difícil, pues la política que no se relaciona cercanamente con el poder económico, no tiene cabida en los espacios de decisión y poder. Ese es el piso de nuestra realidad. El desprestigio actual y sostenido de quienes hoy administran la colonización del empresariado en lo de interés público, nos salpica a todos, por ende las personas tratan a “justos por pecadores”.

Ante estas tres realidades; a) Las alianzas electoralistas no han dado resultado, b) Que los partido u organizaciones alternativas responden a una evolución de la política en un ambiente de dispersión social y c) Que no participamos del requisito de asociarnos con el empresariado como condición de participar del poder político, es que debemos como partidos alternativas ver la forma de superar esta realidad en conjunto, pues no es necesario ser un genio de la estrategia para saber que la unidad otorga más fuerza.

Para superar estos tres nudos que se interponen en la construcción de una alternativa política renovada y sensible a los nuevos tiempos, pienso que debemos al menos desarrollar tres pilares en conjunto. El primero es que debe haber un sustento ético e ideológico colectivo. Un contenido valórico compartido que nos motive a confiar en que tenemos una mirada común al menos de lo urgente a resolver para superar la des-humanización contemporánea. Debe haber convergencia ideológica en puntos claves, pues la calculadora electoral jamás será capaz de sostener a largo plazo a un bloque político que busca ser una alternativa seria de gobierno. Lo segundo es presentar lealtad en la mirada de futuro, acordar lo que buscamos conseguir y ser leales a lo acordado como básico, sea la una asamblea constituyente, la nacionalización de los recursos naturales o el respeto por la autonomía y cultura de los pueblos originarios. Debe haber puntos de mirada a lograr que tengan tal solidez, que nadie pueda ir en contra a no ser que desee retirarse de lo que se está construyendo. Tercero y último, se deberá comprender que la autonomía con el empresariado es una de nuestras mayores fortalezas, pues la coherencia autónoma nos permitirá ser honestamente una coalición que pone el interés público por sobre el interés personal o partidista.

Quiero terminar con una invitación a reflexionar sobre el concepto que tenemos sobre la democracia, pues en ella no se producen vencedores y vencidos, tampoco es para generar resentimientos y sostener rencores, así como tampoco para otorgar privilegio y ventajas por sobre otros. La democracia exige entender que todos somos dueños de una parte de la verdad, exige que se respete la diversidad de pensamiento y culto, que se respete la laicidad del Estado y que entendamos que lo que está en juego es el bien común, en que seamos capaces de conversar y encontrar el equilibrio entre lo que desea uno y lo que desean los otros, pues no se trata que el otro piense como uno, sino que juntos logremos pensar lo que se considere mejor para todos en la diversidad de ideas de cómo eso debe ser. Un enorme y necesario desafío.

* Francisco Córdova es miembro del Equipo Coordinador Nacional del Partido Humanista

francisco cordova

Por Tomás Hirsch y Dario Ergas

nva1

En estos días, a propósito del atentado fallido a Pinochet realizado en 1986, hemos podido leer una serie de artículos sobre el derecho a levantarse en armas frente a una dictadura, o la legítima defensa de un grupo a través del asesinato cuando es agredido por un régimen totalitario sin respaldo democrático o legal. Nos parece importante resaltar el intento de elevar el debate de estas cuestiones por parte del profesor Gonzalo Bustamante así como de Rolando Jiménez, presidente del Movilh, entre otros.

Quisiéramos continuar la reflexión en torno a este tema que consideramos fundamental para aclarar las respuestas que deberemos dar frente a las crisis futuras que viviremos como personas, como sociedad y como nación. No son temas en los que se pueda dar una “última palabra” en un artículo, pero el intercambio de opiniones y de posiciones nos mejora a todos.

Discrepamos de la justificación de la violencia como forma de defensa o de lucha por la liberación.

No fue gracias al atentado en contra de Pinochet que nos liberamos de él, ni fue la época en que Mandela y su grupo se levantaron en armas lo que permitió el fin del apartheid y la instauración de la nueva democracia sudafricana. Al contrario, fueron las manifestaciones populares masivas, la desobediencia civil, la presión y solidaridad internacional de los pueblos, todas expresiones de la no violencia activa, lo que finalmente permitió el avance hacia la mayor justicia y libertad en estos y muchos otros países sometidos. La liberación de Bolivia no fue debido a la acción de grupos guerrilleros sino a la acción no violenta de los pueblos indígenas liderados por Evo Morales. Y si Colombia sale ejemplarmente adelante será gracias a la paz que acuerden las FARC y no gracias a su prolongada y dolorosa guerra.

Cuando discutimos sobre la legitimidad del uso de la violencia, tenemos que enmarcar la discusión en el hecho que “elegimos” la violencia como opción. No hablamos aquí de cuando la violencia es utilizada por ofuscación, por reacción instintiva o por situaciones psicóticas (cada día más habituales, con características de plaga psíquica) en las que voces “divinas” llaman a alguien a cometer asesinatos por el “bien” de la humanidad. La discusión está referida a aquellas situaciones en las que luchamos contra un sistema violento y debemos elegir la forma de lucha.

Por lo general se supone que, frente al ataque violento, una respuesta de la misma naturaleza tiene justificación moral. Y es cierto que tiene justificación, pero desde la moral de la venganza. Esa es una moral que se infiltró en muchas culturas y en muchos libros sagrados. Esta moral de la venganza, que hoy aparece plenamente justificada y por tanto “normal” tiene seriamente complicada a la humanidad.

Hoy la violencia física está siendo utilizada en Irak, Libia, Pakistán, Ucrania, Sudán, por mencionar solo algunos de los casos más vistosos que vemos en las noticias cada día. Y están también Siria, Líbano, Israel, Palestina, Gaza y Egipto. Pueblos bombardeados por otros, sometidos a la miseria y la denigración, por supuesto pueden optar por diferentes formas de lucha y decidir que la violencia tiene justificación frente a las masacres que han sufrido. Pero eso es también lo que hacen los grupos de degolladores del Estado Islámico. Entonces no es tan sencillo tirar la línea de cuando la violencia es justa y cuando no lo es. Resulta arbitrario intentar definir cuando está bien y cuando no.

Pero además la violencia no es solo física o armada. La violencia es el instrumento para coartar la libertad de una persona, de un grupo o de un pueblo. Frente a la violencia económica en la que un pequeño grupo concentra la riqueza de todo un país o del mundo en desmedro de los muchos que no pueden resolver sus necesidades básicas, ¿cómo han de responder esos conjuntos empobrecidos? La línea argumental usada para justificar el intento de asesinato de Pinochet, ¿justificaría también el derecho a la legítima defensa con el uso de la violencia por parte de los desposeídos del sistema económico?

Las sociedades están cada vez más desintegradas; el sentimiento “nacional”, la afinidad social, la ideología, el partido político o la creencia religiosa ya no son factores de unidad. Cualquier grupo puede sentirse afectado y pisoteado por otro. ¿Cuál es la forma de lucha que escogerá frente a ese sentimiento?

Decimos que la no violencia activa es la única respuesta válida para transformar este momento histórico. Es la opción de lucha que nos eleva y nos obliga a mejorarnos como personas, a organizarnos como pueblo, a transformarnos como sociedad. Decimos que la violencia frente a la violencia simplemente conserva el sistema de poder cambiando el bando de los protagonistas, pero no produce transformaciones reales en el sistema económico y educativo, y mucho menos a nivel personal y espiritual.

Santiago, Febrero 2015

.

Diversas organizaciones sociales de la comuna de La Reina, entre ellos amigos humanistas, se articularon para exigir que se realice un “Plebiscito por la Reina”. La finalidad de esta consulta es “generar las instancias que les permita contar con un plan regulador consensuado para evitar la destrucción de barrios y zonas residenciales por parte de la industria inmobiliaria”. Exigiendo que la participación sea vinculante al momento de tomar decisiones municipales. 

Plebiscito X La Reina LienzoFoto por Juan Guillermo Ossa

Según cuenta Juan Guillermo Ossa, humanista de la comuna y ex candidato a Senador por la misma, “esta es una iniciativa que parte de un colectivo, que es muy transversal en toda La Reina, donde la situación política no ha sido lo primario, sino el cuidado propio del municipio, frente a un ataque cada vez más fuerte de las constructoras”.

La campaña llamada Plebiscito por La Reina fue creciendo, incluso ahora con la participación de concejales. Según afirma Ossa, “principalmente nos mueve la idea de que las decisiones que nos afecten a todos sean tomadas mediante consultas vinculantes por todos los vecinos de La Reina”. El ex candidato a Senador, comenta también que los grandes promotores de esta iniciativa  “han sido fuerzas alternativas presentes en La Reina, donde los humanistas venimos participando desde la generación de esta plataforma y es a través de esta entidad fue que se produjeron las primeras acciones respeto al plan regulador de la comuna”.

Según un comunicado que publicaron los vecinos, “el alcalde, Raúl Donckaster, no ha cumplido con sus promesas de campaña al elaborar enmiendas al plan que se votarían en el Concejo Municipal entre junio y julio, y de las cuales no tienen mayor información”.

Para Juan Guillermo, el municipio no tiene una postura clara respecto a que la consulta tenga un resultado vinculante. Ante esto, argumentó que el problema radica en que “todavía se le teme a que las decisiones sean tomadas por los afectados y se resuelvan en comisiones, en estudios especialistas y no directamente por la gente. Vemos que el municipio tiene un discurso donde obviamente promueve la participación, pero a la hora de toma de decisiones, se sigue actuando como siempre, entre cuatro paredes, defendiendo intereses que no son claros. Hay una sensación de ambivalencia, respecto a la posición del municipio. Nosotros pedimos que esta participación sea real”, asegura el humanista.

El dirigente Moisés Scherman, miembro de la Coordinadora Vecinal de La Reina, afirmó en el mismo comunicado que los vecinos están realizando una intensa campaña para lograr reunir las tres mil 700 firmas que se requieren para poder concretar una consulta ciudadana que sea vinculante. Señaló además que los plazos se acortan más aún considerando las elecciones municipales del 2016, ya que en años de elecciones no se pueden realizar plebiscitos.

De las palabras de Ossa y la lucha que levantaron los vecinos de La Reina, se desprenden los problemas que afectan no sólo a esa comuna, sino también a miles de chilenos que exigen mejorar el sistema democrático en Chile, descentralizando el poder del Estado y otorgando mayor injerencia en la toma de decisiones sobre temas que afectan directamente a la ciudadanía. La manera en que ha manejado y diseñado las distintas reformas presentadas por el actual gobierno, son un reflejo de esto.

juangui

 

 

 

 

 

Juan Guillermo Ossa

El lunes se aprobó en la Cámara de Diputados el proyecto educacional que establece “fin al lucro, selección y copago” en los colegios que reciben aportes del Estado. Muchos celebran estos avances, pero muchos otros aseguran que con esto no se están modificando las estructuras del sistema educativo, principalmente en lo que respecta a la concepción de educación como un derecho social universal y no como un bien de mercado. En medio de esta discusión, Mario Aguilar, humanista y dirigente nacional del Colegio de Profesores, nos presenta su punto de vista.

educacion1

¿Qué te parece la aprobación del proyecto? A tu parecer, ¿cuáles son las sus aciertos y sus deficiencias?

Me parece un proyecto tibio. Estos tres conceptos que supuestamente se terminan; el fin al lucro, el copago y la selección, en todos los casos es hasta por ahí no más. Más que terminar con la lógica de mercado de la educación, este proyecto establece ciertas regulaciones al mercado educativo. Respecto del fin al lucro, queda abierta la puerta a seguir lucrando con el tema de los arriendos. Estos son mecanismos que por años se han usado para sacar recursos por el lado y se dice que tendrá regulación y restricciones, pero en la práctica se concedió a los sostenedores el resquicio del arriendo con lo cual uno podría augurar que por ahí va a ver una manera solapada, encubierta de lucrar. Fin a la selección: sí, pero los colegios privados pueden seguir seleccionando. Si el concepto de la selección es malo, porque establece una condición de discriminación, que pone a los niños en una situación de tensión y los lleva a una mentalidad competitiva desde pequeños, no se entiende por qué, en el caso del sector privado, el hecho de que una familia pague por el servicio educacional le da derecho a ese colegio a seleccionar a sus alumnos. Es como una legislación específica para una elite y eso es impresentable. Y por otro lado, el fin al copago es extendido en el tiempo, es decir el fin del copago va a terminar en varios años más. Por lo tanto, esta es una reforma superficial. No tiene la profundidad requerida para que haya un efectivo fin al lucro, un efectivo fin a la selección y un efectivo termino del copago, en lo inmediato. Si la gratuidad es un derecho universal que supuestamente se está defendiendo no se entiende porque hay tanta lentitud en que ese derecho social sea efectivo.

El Gobierno ha declarado que este proyecto busca generar inclusión en el sistema educativo, ¿te parece que la reforma avanza en esa dirección?

Yo diría que mejora un poco la inclusión, pero es tibio, no es completamente. Claro, en un sistema tan grotescamente discriminador y tan grotescamente excluyente como el que tenemos, son avances, pero la pregunta es si esa es la profundidad que requiere la reforma al sistema chileno, y yo creo que no. Se está haciendo muy en la medida de lo posible, al modo de la vieja lógica concertacionista, de terminar negociando con los sectores de derecha que no quieren que cambie nada. Uno aprecia que aquí hubo negociaciones que entibiaron el proyecto, lo atenuaron en su impacto para favorecer en definitiva las presiones que hicieron los sectores que quieren mantener esta educación de mercado. Llegaron finalmente a una especie de empate, y eso no es lo que Chile quiere. Chile requiere modificaciones profundas en el sistema educacional. Eso es lo que ha demandado la ciudadanía y es por lo que se ha venido luchando todos estos años.

En su intervención en el Congreso , el diputado Boric dijo que “esta reforma no es por lo que nos hemos movilizado ni la hemos construido los actores que queremos participar en una democratizante reforma de la educación”, que “este proyecto no termina con lo que dice que termina y no construye una alternativa en educación pública”, que “financiamos el mercado con iniciativas que se presentan como el fin del mercado, pero que legitiman una especie de lucro regulado”, entre otras cosas. ¿Concuerdas con estas palabras?

Es justamente lo que mencioné antes, por lo tanto estoy totalmente de acuerdo. Creo que es una definición acertada y coincido bastante con ese punto de vista. Más que terminar con la educación de mercado, estas son regulaciones a la educación de mercado. El problema es que la ciudadanía no pidió regulaciones al mercado, la ciudadanía pidió terminar con la educación de mercado. Por eso esta reforma es superficial. Lo que se ha hecho hasta ahora con esta reforma, es blindar el sistema particular subvencionado, le ha dado las regulaciones correspondientes para asegurar su continuidad y por lo tanto, lo que venga en adelante con educación pública tendrá que ser analizado en su mérito, pero uno puede prever que va a ser diseñada de tal forma que no toque los intereses del sistema particular.

“Lo mínimo es que cuando se quiere resolver un conflicto social, los actores sociales seamos parte”, dijo la presidenta de la Fech, Valentina Saavedra, a un medio nacional. Como dirigentes del gremio docente y representantes de muchos profesores de Chile, ¿crees que la reforma se ha diseñado con los actores sociales que corresponde?

No, esto se ha diseñado al viejo estilo concertacionista, es decir, todo esto se diseña desde espacios tecnocráticos, con supuestos expertos que hacen el diseño y luego se hacen simulaciones de participación; alguna instancia, alguna jornada, con poco espacio para incidir, pero que generar aparente participación. Es un estilo conocido, durante los 20 años de la Concertación que es lo mismo que hay ahora. Con esto reafirmamos que la Nueva Mayoría no tiene nada de nuevo, manifiesta y expresa las mismas viejas prácticas concertacionistas y coincido completamente con lo que dice Valentina.

¿Qué te parece la portada de LUN del día de hoy?

Sin perjuicio de que a mi parecer se debió tratar de manera más cuidadosa el tema de la selección con los colegios emblemáticos, porque ahí hay una tradición y reglas del juego en las que esas familias se insertaron y, tal como se tuvo tanto cuidado con los sostenedores, de funcionar muy a la pinta de ellos, perfectamente se pudo tener mayor cuidado con las comunidades de estos colegios que, en definitiva, la mayoría de ellas son familias de clase media o de sectores populares. Es correcto terminar con la selección, pero efectivamente, en tanto no exista un fortalecimiento de la educación pública en su conjunto, de alguna manera los colegios emblemáticos, estrictamente en términos académicos, han suplido los déficit de la educación pública. Diciendo eso, la caricatura que está haciendo la derecha sobre el tema, sosteniendo que estos colegios van a desaparecer, es bastante exagerado y refleja el estilo de ellos; campañas del terror, campañas basadas en falsedades, que presentan una visión reduccionista de los problemas y que es lo que vemos en este caso.

 

 

A sus 62 años, en la madrugada de hoy murió tal vez el poeta y escritor chileno más incisivo, agudo, directo, certero, honesto y coherente de nuestra historia. Sus relatos colmados de humanidad, expresaron las angustias y sufrimientos del ser humano en nuestro país; gritaron por la desigualdad, escupieron por la pobreza, hirieron por la desolación, vomitaron por la violencia y lloraron por el olvido. Pero también en su obra se detallaron los pasos del tiempo y de la historia chilena; se describieron identidades propias, se retrataron realidades sórdidas, se denunciaron las repudiables prácticas políticas de quienes se acomodaron en el poder, se desdibujaron prejuicios morales, se cantaron silbidos alegres en plena marginalidad y se reclamaron tratos de amor y dignidad para toda la humanidad. Por la valentía de su obra y la fuerza de su recuerdo, hoy homenajeamos a Pedro Lemebel mediante la publicación completa de su Manifiesto (Hablo por mi diferencia).

lemebel
Foto de radio.uchile.cl

Manifiesto (Hablo por mi diferencia)

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acusándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso las casas de caramba
Le brindaron una lágrima negra
A los colizas comidos por las jaibas
Ese año que la Comisión de Derechos Humanos
no recuerda
Por eso compañero le pregunto
¿Existe aún el tren siberiano
de la propaganda reaccionaria?
Ese tren que pasa por sus pupilas
Cuando mi voz se pone demasiado dulce
¿Y usted?
¿Qué hará con ese recuerdo de niños
Pajeándonos y otras cosas
En las vacaciones de Cartagena?
¿El futuro será en blanco y negro?
¿El tiempo en noche y día laboral sin ambigüedades?
¿No habrá un maricón en alguna esquina
desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?
¿Van a dejarnos bordar de pájaros
las banderas de la patria libre?
El fusil se lo dejo a usted
Que tiene la sangre fría
Y no es miedo
El miedo se me fue pasando
De atajar cuchillos
En los sótanos sexuales donde anduve
Y no se sienta agredido
Si le hablo de estas cosas
Y le miro el bulto
No soy hipócrita
Acaso las tetas de una mujer
no lo hacen bajar la vista?
¿No cree usted que solos en la sierra algo se nos iba a ocurrir?
Aunque después me odie
Por corromper su moral revolucionaria
¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?
Y no hablo de meterlo y sacarlo
Y sacarlo y meterlo solamente
Hablo de ternura compañero
Usted no sabe
Cómo cuesta encontrar el amor
En estas condiciones
Usted no sabe
Qué es cargar con esta lepra
La gente guarda las distancias
La gente comprende y dice:
Es marica pero escribe bien
Es marica pero es buen amigo
Súper-buena-onda
Yo no soy buena onda
Yo acepto al mundo
Sin pedirle esa buena onda
Pero igual se ríen
Tengo cicatrices de risas en la espalda
Usted cree que pienso con el poto
Y que al primer parrillazo de la CNI
Lo iba a soltar todo
No sabe que la hombría
Nunca la aprendí en los cuarteles
Mi hombría me la enseñó la noche
Detrás de un poste
Esa hombría de la que usted se jacta
Se la metieron en el regimiento
Un milico asesino
De esos que aún están en el poder
Mi hombría no la recibí del partido
Porque me rechazaron con risitas
Muchas veces
Mi hombría la aprendí participando
En la dura de esos años
Y se rieron de mi voz amariconada
Gritando: Y va a caer, y va a caer
Y aunque usted grita como hombre
No ha conseguido que se vaya
Mi hombría fue la mordaza
No fue ir al estadio
Y agarrarme a combos por el Colo Colo
El fútbol es otra homosexualidad tapada
Como el box, la política y el vino
Mi hombría fue morderme las burlas
Comer rabia para no matar a todo el mundo
Mi hombría es aceptarme diferente
Ser cobarde es mucho más duro
Yo no pongo la otra mejilla
Pongo el culo compañero
Y ésa es mi venganza
Mi hombría espera paciente
Que los machos se hagan viejos
Porque a esta altura del partido
La izquierda tranza su culo lacio
En el parlamento
Mi hombría fue difícil
Por eso a este tren no me subo
Sin saber dónde va
Yo no voy a cambiar por el marxismo
Que me rechazó tantas veces
No necesito cambiar
Soy más subversivo que usted
No voy a cambiar solamente
Porque los pobres y los ricos
A otro perro con ese hueso
Tampoco porque el capitalismo es injusto
En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
A usted le doy este mensaje
Y no es por mí
Yo estoy viejo
Y su utopía es para las generaciones futuras
Hay tantos niños que van a nacer
Con una alita rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar.

Opinión Humanista

Pressenza

No items.

Canal Humanista

Canal de Tomas Hirsch